junio 14, 2011

157. Mi torre de cristal

Por Daniel Garro Sánchez

La semana pasada, les obsequié un pequeño cuento; hoy les ofrezco un pequeño poema, que en sus pocos versos reúne algunas de mis inquietudes personales y algo de mi gusto estético por la arquitectura y la ciencia ficción, a través de una visión futurista que tuve.

Se titula: Mi torre de cristal.

clip_image002Qué azul es la soledad,

y qué blanco es el silencio;

no hay nadie aquí conmigo más que el viento.

¡Qué paz...!

¿Qué tan fuerte será aquí arriba

el golpe de un alfiler en el suelo?

¿Y qué tanto podré escuchar mi propia voz?

¿Qué tanto sonarán mis latidos,

mi suspiro, mi grito,

mi golpe de risa,

¡mi llanto!?...

Qué paz aquí yo solo...

Hay un millón de espejos y un millón de cielos,

y también está ese millón de caras,

que las miro y no me asustan

clip_image004esta vez,

porque el aire que respiro es el mío

esta vez,

y el pecho que oigo es el mío

esta vez,

y no el tuyo;

porque ya no eres mi sombra;

¡no esta vez!

¡No esta vez!

¡Qué paz aquí arriba!

¡Qué paz aquí en lo alto!

En mi torre de cristal...

¡Solo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada