julio 19, 2011

162. Cuatro “tips” para vivir una vida plena

Por Heidy Arce Quesada

Capacitadora

De la charla Tips para una vida plena

clip_image002Vivir es una tarea para valientes. La vida es hermosa, apasionante y en ocasiones también desconcertante.
Como la geografía variada en forma y color. Montañas, volcanes con erupciones de dolor o de placer, valles, algunos desiertos y también manantiales.

Vivir es un arte y a ninguno al nacer nos dieron un curso que se llamara algo así como: Inducción a la Vida I, II y III. Por eso, sumar experiencias y compartirlas nos ayudan a crecer a todos.

Aquí algunas de las ideas que quizás pueden serle útil para sacarle más jugo a la vida.

1. Destruya el temor que le paraliza

El temor nos roba plenitud. No emprendemos porque tememos. El temor paraliza. ¿Cuántas oportunidades ha perdido por miedo? ¿Qué se le ha ido de las manos, o del corazón? ¿Cuántas veces ha dicho esa famosa frase, casi siempre llena de frustración que dice “qué habría pasado si hubiera….”?
El temor es una imagen mental de la consecuencia de un acto, que se forma en nuestra mente basado en las experiencias de vida propias o aprendidas, pero no es necesariamente una verdad.

Existe la fe negativa. El temor es fe negativa. Lo que temí me sobrevino, dijo Job en la Biblia. La única forma de destruir el temor es enfrentándolo.

2. Descubra el placer de agradecer

Diga gracias en todo y por todo. El acto de agradecer es en sí mismo un reconocimiento de algo positivo que se posee. Agradecer pone en evidencia que se posee más de lo que se carece.

Cuando la frustración quiera asomarse a su vida, dedique unos segundos a dar gracias y verá cómo cambia su panorama.

Si usted esta leyendo este blog, ya tiene al menos tres motivos para dar gracias. Diga gracias porque puede ver, diga gracias porque tuvo acceso a una educación mediante la que aprendió a leer, diga gracias porque es de los pocos privilegiados que tienen acceso a Internet y a una computadora.


3. Erradique la queja de su boca

La queja es una puerta abierta a la amargura y al pesimismo. Podemos ser críticos constructivos. Analíticos que buscan en el problema, una solución.
Pero la queja continua como deporte o estilo de vida oscurece el alma y nos impide ver los colores de la vida, provocándonos alguna especie de problema visual que nos hace ver nuestro entorno blanco y negro, ni siquiera nos da opción para escala de grises.

4. Haga su propia “bucket list”

Si no ha visto la película The Bucket List, en la que actúan dos grandes del cine: Jack Nicholson y Morgan Freeman, le recomiendo verla. Estos dos hombres se enfrentan a la muerte y deciden hacer una lista de las cosas que les gustaría realizar antes de morir.

Lo único que usted y yo tenemos es hoy. Usted no posee ni un segundo de mañana. Haga su propia lista.

¿Qué haría si le informan que hoy es su último día?

Hay muchas cosas que uno desearía hacer pero no puede; en esas ni se desgaste en frustración, de todas formas no puede.

Pero hay muchas que desea hacer pero le gana el orgullo o el temor, el miedo al que dirán, o el temor al rechazo: como caminar bajo la lluvia, o descalzo en el zacate, decir un te amo reprimido por años o pedir perdón o entablar una amistad con Dios.

¡Vamos, apresúrese! Use con sabiduría su hoy. Disfrute al máximo el don maravilloso de la vida, deje de postergar y viva plenamente.

“La vida o es una aventura atrevida o no es nada” Hellen Keller

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada