julio 19, 2011

162. El Pito y la Bala

Por Mario Valverde M.

No sé qué fue primero.

clip_image001Hace días de días y tantos que ya se nos perdieron en la historia de la amabilidad, nos vienen gritando a mares los pitos de los autos: “hijo de p…”, movete (pito prolongado). “Qué esperás, tortuga” (dos pitazos). “Mae, no ves que ya cambió el semáforo ( pito sostenido). “Qué es la vara corre esa mier…” (pito tras pito). “Socá, mae, voy tarde para el brete” (pito más pito, más pito). “Dónde sacaste la licencia” (pito más dedo levantado). “Tenías que ser mujer” (pito-dedo levantado y cara de burla). “Buchón (pitazo). “No estás en nada, pellizcate” (pito con golpes); y el último de la evolución de la impaciencia, donde te cruzan el auto, pitás (por prevención), se bajan, te disparan, huyen y te mata un joven con un arma que ya venía matando y si no para que se hicieron.

El joven asesino proviene de un barrio pobre de latas, de madre sola en todo, analfabeta, con pago de salario a la mitad de los que dicta la ley y afuera los anaqueles y vitrinas de los moles sudando ofertas a la tentación de jóvenes globalizados (en asunto de consumo , el que tiene la plata, el que paga se lleva las ofertas). Y algunos jóvenes se apuntan a los PYMES más fáciles, no necesitan de mucho marketing, ni análisis financieros, no pagan impuestos; y el dinero llega fresco, ensangrentado y oportuno. La empresa consta de un revólver, ojalá 38, una moto rápida y un pasamontañas. Lo demás es cuestión de tiempo para que la empresa crezca: robos, asesinatos; se trata de no dejar testigos y otro simplemente porque me ronca, porque sigo siendo el Rey, o simplemente porque me molestan que me piten.

Y a decir verdad, a nosotros tampoco nos gustan los hijueputazos y muchos piensan en la pistola como venganza o en venganzas menores. Lo triste es que nuestra sociedad se nos escapa sin poder hacer nada; y lo peor, no sabemos qué hacer con lo que tenemos. No se vislumbran soluciones, porque además: TODO LO QUEREMOS AL MISMO TIEMPO A COMO DÉ LUGAR.

PD: Si no les gustó el artículo, me pueden pitar por Facebook.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada