julio 26, 2011

163. Las perlas de Puntarenas

Por Rose Marie Hernández Vargas

clip_image002

Por sus bellezas escénicas, a Puntarenas se le llama la Perla del Pacifico, aunque también encontramos las otras perlas

Una de las primeras actividades industriales que se registraron en la provincia de Puntarenas en el siglo XIX, fue la extracción y comercialización de la madre-perla o la concha-perla, actividad que fue acaparada por pocos nacionales y compañías extranjeras (México y Chiriquí).

Ante la explotación indiscriminada de esta riqueza marina, las autoridades locales establecieron dos fechas para el usufructo de la concha-perla, como puede apreciarse en la siguiente cita:

“…una de mayo a octubre inclusive para la parte litoral al norte De Morro Hermoso o Cabo Vela, y la otra de noviembre a abril incluible en la parte sur, quedando prohibida la pesca del concho-perla que no tenga por lo menos 0,888m (31/2 pulgadas) de diámetro.” Memorias de Gobernación: 1903, 34.

A pesar del tiempo en el que era permitida la extracción de la madre- perla, esta se realizó en forma masiva por buzos profesionales por lo que fue necesaria la aplicación de impuestos por la Corporación Municipal de Puntarenas.

En Costa Rica, ya desde el siglo XIX, las mujeres de la elite cafetalera usaban collares, aretes, anillos etc. de perlas, pues desde tiempos antiguos se consideraban las perlas como gemas únicas originadas por la naturaleza y por su rareza, belleza y extraordinario valor, así que no faltaban joyeros muy interesados en adquirir y pagar por estas perlas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada