agosto 09, 2011

165. PREGUNTAS y RESPUESTAS

clip_image001

¿Es la pregunta inherente al ser humano racional? La pregunta salta a la pregunta: ¿Por qué los niños y las niñas se construyen preguntas de la nada, a partir de los cuatro o menos años? Preguntas inquietantes y profundas que dejamos pasar por ignorancia o aburrimiento: ¿Quién hizo el mundo? Y respuestas rápidas del otro lado: Dios. Y la lógica natural y punzante, matando como en el ajedrez, y ¿quién hizo a Dios? Y el cállate o el dame tiempo para la respuesta, que en el mejor de los casos no llega.

Posiblemente este sea el juego de la vida. Dice el filósofo inglés B. Russell en su libro La sabiduría de Occidente: “Hay muchas preguntas que la gente que piensa se formula en una u otra ocasión y para las cuales la ciencia no ofrece ninguna respuesta”. Preguntas extrañas: ¿Cuál es el sentido de la vida? Crisis existenciales que aparecen en nuestra adolescencia y vejez, cuyas respuestas son determinantes. Agregaría B. Russell, “suponiendo que en verdad tenga sentido la vida”, lo que problematiza más la pregunta.

Quizás, cuando nos quitamos la piel de niños y niñas, no tengamos mucho tiempo reflexivo para las grandes preguntas. Eso de ponernos a correr por los estudios, la casa, la comida, el vestido, los hijos-las hijas, los dimes y diretes de todos los días, nos van quitando ese ocio necesario para la paz de la reflexión profunda. Según el filósofo invitado, los primeros que exploraron esta clase de curiosidad de preguntas y respuestas generales en forma metódica, fueron los griegos: “Nada semejante ha ocurrido jamás ni antes ni después”. El porqué ocurrió está unido a los viajes, el comercio, las inmigraciones producto de terremotos, guerras, sequías, etc. Esos grupos sociales provenientes de Oriente, trajeron nuevas formas de ver el mundo, nuevas tecnologías (barcos, armas de guerra, acueductos, etc.), nuevos dioses y diosas, nuevas formas de organización política, escrituras (los griegos adoptaron el alfabeto semítico de los comerciantes fenicios y lo completan añadiendo las vocales), dando lugar a lo que se ha denominado la crisis mítico-religiosa, y el salto a la grandes preguntas generales de la filosofía, a la dialéctica de la discusión cuando la tolerancia política se los permitía. La filosofía y la ciencia dieron el salto racional para resolver el mundo que me rodea desde sus causas y no ya desde una magia unida al miedo y el poder divino. De suma importancia fue la adopción, según Russell, de la doctrina órfica que “hace hincapié en el éxtasis mental”, lo que provoca la búsqueda de la unión con el dios, un entusiasmo a la curiosidad, que salta al LOGOS, concepto que significa razón y medida.

De todas formas, los niños y las niñas traen la curiosidad y la admiración desde un principio. Seguimos sin ponerles atención, y nos ha costado muchas vidas sacrificadas por la intolerancia, el dogma y el poder totalitario, llegar por el camino descubierto por los griegos, en períodos de tolerancia democrática, a las GRANDES PREGUNTAS y RESPUESTAS del UNIVERSO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada