diciembre 13, 2011

182. UNED y Banca Mujer gradúan a 150 empresarias

Productoras de Naranjo, Puntarenas, Heredia, la Cruz, San Cruz, Orotina mostraron y vendieron sus productos, desde comidas, bisutería, textiles y mucho más
Foro permitió que “señoras casos de éxito” contaran su historia y motivaran a sus colegas  

Luego de un año de capacitación en diversas regiones del país, 150 mujeres participaron  en la I Feria y Foro de Mujeres empresarias Banca Mujer-UNED, viendo realizado un sueño de superación personal el pasado lunes 28 de noviembre.

La actividad se realizó en dos escenarios paralelos: en el auditorio Elías Quirós del Banco Nacional se realizó el foro y el Paseo Las Arcadas del Gran Hotel Costa Rica se convirtió en una zona ferial  en la cual 23 empresarias expusieron y vendieron sus productos.
Las fuentes de financiamiento con tasas preferenciales y la asesoría para una inversión eficiente, son dos de los valores agregados de Banca Mujer del Banco Nacional, pero además, el Proyecto Mujeres Empresarias, del Programa de Desarrollo Gerencial de la Dirección de Extensión de la UNED, brindó una formación fundamental para una buena administración de las empresa. 

Alianza fecunda
“A la Dirección de Extensión de la UNED nos llena de alegría ser parte de esta importante actividad, pues podemos cumplir con nuestra misión de contribuir con el mejoramiento de la calidad de vida de tantas familias aquí representadas. Nuestra meta es colaborar en el desarrollo de una sociedad más solidaria, participativa, civilista, sensible y con conciencia de su entorno”, expresó Yelena Durán, directora de Extensión de la UNED.

Por su parte,  Juan Carlos Corrales, Sugerente General de Desarrollo del Banco Nacional, indicó que “mediante el programa de Banca Mujer, hemos investigado acerca de esta situación y  detectamos que en el país, miles de mujeres han generado grandes ideas, pero necesitan conocimientos importantes para que sus negocios crezcan y  sean rentables, por esta razón  nos aliamos con la UNED  para capacitarlas en  áreas como mercadeo y ventas, planificación, contabilidad, flujo de efectivo, finanzas, producción y usos de la internet en pequeños negocios”.

Una lección de vida
Durante el Foro de Mujeres empresarias Banca Mujer-UNED, Karla Solano, Johanna Sánchez y Omayra Jaramillo expusieron tres casos de éxito en la voz de tres mujeres que lograron desarrollar sus negocios con la ayuda del Banco Nacional. 

Su ejemplo sirvió para que las más de cien invitadas pudieran consultarles sobre consejos importantes para ser exitosas y sobre todo cómo vencer temores y dudas muy comunes a la hora de afrontar retos propios de la responsabilidad de  un negocio.  

“El foro es un espacio para compartir experiencias y aprendizajes. El objetivo es que a través de la presentación de los casos, las mujeres se identifiquen con realidades semejantes y se motiven unas a otras basadas en sus propias vivencias”, comentó la Dra. Lilly Cheng, coordinadora del Programa de Desarrollo Gerencial de la UNED.

 Muestras de éxito
En un programa paralelo, a partir de las 9 de la mañana en el Paseo Las Arcadas, 23 expositoras mostraron sus productos, hechos por ellas mismas. Ahí expusieron artesanías en madera, barro y materiales marinos, comidas tradicionales como cajetas, todo en ropa de niño, casual, ropa interior, deportiva, de cama y más. También artículos de decoración como vitrales, bisutería, candelas, joyas y muchos otros artículos hermosos.

“Las mujeres con una idea emprendedora deben considerar que  Banca Mujer del Banco Nacional analiza tres variables para otorgar los préstamos: si el negocio es rentable, los antecedentes crediticios de las empresarias que solicitan el préstamo y las garantías. Este programa nació luego de analizar ciertos criterios que deben contemplar para la mujer, así se creó el servicio con una atención especializada”, concluyó María Aminta Quirce, Directora Corporativa de Banca Mujer del Banco Nacional.


Un testimonio que no puede dejar de leer
 
“No quería pasar por alto la oportunidad de compartirle algunas de las menciones que hicieron las Mujeres Empresarias participantes en la actividad del pasado 28 de febrero, de regreso a sus hogares”, empezó la narración la extensionista Lúcida Guevara Gómez del Centro Universitario UNED-Santa Cruz, quien comandó a los grupos de mujeres que venían de La Cruz y Santa Cruz

“Las señoras no paran de decirnos gracias, gracias, gracias por habernos tomado en cuenta, ha sido una muy buena experiencia para nosotros. En realidad ha sido muy buena la experiencia pues si ustedes hubieran podido vivir el entusiasmo con que ellas venían de regreso a sus comunidades, de seguro hubieran preguntado ¿qué le dimos de comer a estas señoras? Parecía que se conocían de años, a pesar de que algunas de ellas era la primera vez que se veían, no paraban de hablar de lo bien que se sintieron, de lo mucho que valoran que haya gente que cree en ellas, que aprecien y valoren su trabajo”.

Contra viento y marea

“Una de ellas, por ejemplo, tubo que tomar una panga desde su casa que la dejó hasta el Estero de Playa Cuajiniquil a las tres de la mañana de ese día para poder caminar por unos cuarenta y cinco minutos sola  hasta el  lugar donde se recogería, siendo que ese mismo trayecto tenía que hacerlo sola y a  las 12:30 de la noche que fue cuando llegaron a La Cruz.  Y sin embargo ella se veía muy contenta y agradecida y me decía: Lucy, si no me hubieras tomado en cuenta, no te lo hubiera perdonado nunca, esa experiencia no la olvido jamás, fue muy motivante el poder compartir con todas las que estábamos ahí, a pesar de que vendí solo 12 500 colones, creo que lo que gané no tiene precio y me voy millonaria. Jordania, de la comunidad de Cuajiniquil de La Cruz.

“Por su parte Jenny, de la comunidad de Río Seco de Santa Cruz, nos decía: Si  bien sabíamos que estaríamos participando en el evento, vendiendo parte de nuestros productos algunas, y otras participando en el foro, nunca nos hubiéramos imaginado que la experiencia fuera tan buena, debo estar cansada por el viaje tan largo, pero no me siento así, que raro verdad.

“De igual forma, doña Arlette, de la comunidad de la Cruz, nos decía:  Le doy infinitas gracias a Dios por haberme prestado vida y permitirme vivir esta experiencia, tuve que levantarme desde las dos de la mañana hoy para poder participar, no sé a que hora voy a llegar y nuevamente tengo que estar en pie a las dos de la mañana, pues tengo un compromiso con una comida de unos trabajadores que debo entregar, pero no me siento cansada; esto que vivimos aquí, fue maravilloso, esas charlas del foro, me llegaron al fondo de mi corazón, pensé que había superado cosas, pero aún me falta.

“Con lo anterior, Lilly, quería compartirle las impresiones emanadas de algunas de las señoras, así mismo aprovecho la oportunidad para darle las gracias por la apertura de los grupos, dentro del Programa de Banca Mujer, los cuales fueron los grupos de La Cruz y Santa Cruz, que fueron los que estuvieron bajo mi responsabilidad. La experiencia ha sido más que gratificante en todo el sentido de la palabra, su liderazgo en todo este proceso permitió los resultados esperados.  No me queda más que decirle que cuente con mi apoyo en todo lo que usted considere pueda apoyarles, para futuros procesos”.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada