marzo 19, 2012

189. Isla del Coco: isla de tesoros escondidos


Licda. Rose Marie Hernández Vargas

Su nombre se debe a la abundancia que hay en ella de hermosos y útiles cocoteros (Cocos nucifera). El origen de esta planta es desconocido, sabemos que se desarrolla en muchas de las zonas tropicales del mundo.

Difícil es dibujar la belleza de la isla del Coco, su fauna y flora es excepcional. Es un paraíso exótico y un indiscutible santuario marino de importancia mundial. En el año 1997, la isla del Coco fue declarada por la UNESCO Patrimonio Natural de la Humanidad.

La Isla del Coco es además una isla misteriosa y solitaria. Llena de incógnitas, está rodeada de aguas transparentes de color azul turquesa. Ubicada en el océano Pacifico, cerca de la línea ecuatorial y a la altura de las costas de Colombia, esta isla pertenece a nuestro país desde el 15 de septiembre de 1869.



A través de los años, se fueron hilando quimeras sobre tesoros escondidos en la isla. Leyendas que la hicieron famosa en el ámbito mundial. Se decía que en la isla del Coco reposan grandiosos tesoros de piratas esperando ser descubiertos.

Según datos históricos, esta Isla fue descubierta en el año 1526 por unl marinero español. Pero desde el siglo XVI se tiene referencias de la presencia humana en esta isla. Narran que fue la vía esporádica de navegantes de barcos españoles e ingleses.

Se rememora que fue descubierta y habitada por piratas ingleses, holandeses y franceses, quienes hicieron de ella un nido, una especie de guarida en donde se escondían para asaltar los barcos españoles y saquear de sus cargamentos de oro, plata, joyas y otros. También sirvió la isla de escondrijo para que algunos piratas llegaran a sepultar sus tesoros robados.

La leyenda señala como al primer enterrador de tesoros al pirata William Thompson, quien después de robar el famoso “Tesoro de Lima”, en el año 1820, presuntamente enterró en esta isla el botín valorado en millones de euros.

Otro pirata que enterró tesoros en la isla del Coco fue el famoso pirata Henry Morgan. Narran que el botín que Morgan ocultó fue el famoso tesoro producto del saqueo, pillaje y destrucción de la ciudad de Panamá en el año1671. La ciudad de Panamá, al cabo de ciento cincuenta y dos años de su fundación, fue quemada y destruida por piratas al mando de Henry Morgan.

Y como si esto fuera poco, se habla de otro tesoro escondido, el del pirata Benito “Espada Sangrienta". Después de asaltar un barco mexicano cargado con grandiosas riquezas, parece que fue a enterrarlas en la isla del tesoro.

Tres son los más famosos tesoros escondidos. Aunque se mencionan algunos otros.

Se han organizado numerosas expediciones, unas en Inglaterra, otras en Estados Unidos, que se han propuesto encontrar esos tesoros sin lograrlo ninguna.

El gobierno de Costa Rica ha entregado permisos. El más famoso fue el concedido a un alemán llamado Augusto Gissler en el año 1894. Dada la extravagancia y la figura de gigantón de este explorador, la isla se ganó otra leyenda: como la del Dueño del Monte que habitaba la isla del Coco.

Finalmente después de siglos de búsqueda infructuosa de soñados tesoros logrados por medio de muerte, dolor y robo y enterrados en el corazón de esa tierra costarricense, lo que nos queda es una isla tropical bellísima que muchos no conocemos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada