junio 26, 2012

200. Santo Domingo de Heredia: Casas victorianas


Licda. Rose Marie Hernández Vargas
  •  “Cuando los trabajos pasados se cuentan en prosperidades presentes, suele ser mayor el gusto que se recibe que en contarlos, que fue el pensar que se recibió en sufrirlos” Cervantes
 
Si visitamos Santo Domingo de Heredia nos encontramos con una bella ciudad con vestigios aún de sus raíces aborígenes, así como huellas de antiguas construcciones, donde nos cuentan la historia de una nueva cultura formada por lo ancestral (indígena) y la cultura española y que es parte de nuestra identidad histórico cultural.

Las casas victorianas, de influencia inglesa, fueron construidas a finales del siglo XIX por los cafetaleros que poblaron la ciudad de Santo Domingo.
Este tipo de arquitectura fue un fenómeno que se dio en varias ciudades de Costa Rica para el disfrute de las sociedades privilegiadas.

La arquitectura de estas viviendas nos habla de aspectos políticos, sociales, culturales y económicos, entre otros, de estas ciudades que en un momento histórico las produjeron y que forman parte de la memoria histórica.

El cambio cultural en la arquitectura de las casas a finales del siglo XIX se debió principalmente a la bonanza del café que permitió a la burguesía cafetalera introducir en el país un estilo victoriano (característico de la época de la reina Victoria en Inglaterra), en la edificación de viviendas y algunos otros edificios.

Estas viviendas hechas totalmente de madera finas y techadas con un hierro especial y con sus cornisas y exquisitos detalles decorativos de con un jardines a la entrada con enrejado de hierro. Fueron una joya arquitectónica nunca visto en la ciudad de Santo Domingo. Quienes tenían acceso a este tipo de vivienda eran únicamente los grandes cafetaleros de la época.

En el centro de la ciudad de Santo Domingo podemos apreciar estas “mansiones” que nos hablan de la admiración por lo europeo que se dio en Costa Rica a fines del siglo pasado.

Estas edificaciones arquitectónicas antiguas, en el centro de la ciudad de Santo Domingo de Heredia, son un testimonio de una época de esplendor en Costa Rica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada