julio 16, 2012

203. Pa blu Presberi*, cacique de Tsuitsi, de la nación de Ará (Talamanca) y la lucha actual de las mujeres y hombres indígenas



Ma. Elena Fournier Solano

Muy emotiva, artística y original fue la presentación realizada por el grupo de teatro de jóvenes bribris en Watsi de Ará (Talamanca) el 4 de julio del presente año, conmemorando el 302 aniversario de la muerte de este gran luchador que junto con muchos valientes pueblos originarios, lograron resistir al dominio español, a pesar de muchos sufrimientos, separación y destrucción de los núcleos familiares, de sus clanes, violación de sus mujeres, formas de esclavitud hacia niñas, niños, jóvenes, adultos y adultos mayores, entre otros vejámenes.

Los tiempos no han cambiado, pues la amenaza de la colonización, la codicia por las riquezas de los recursos naturales y la mano de obra barata que persiguen los diferentes poderes extranjeros y nacionales por muchos años, desde esa gran tragedia del pueblo indígena, a muchas luchas como la gesta de la Campaña Nacional de 1856, la Liga Cívica, la lucha de educadores, la lucha contra las bananeras, ALCOA, Combo ICE, la lucha contra las piñeras, CAFTA... no han variado.
La negación por parte de diferentes administraciones del Estado costarricense para dar el apoyo a la Ley de Autonomía Indígena que está en la Asamblea Legislativa desde hace 15 años; para la actual Presidenta Laura Chinchilla este proyecto de Ley no tiene prioridad en la agenda oculta del PLN, y de ningún partido político en el poder y, como si fuera poco, las constantes violaciones al Convenio 169 de la OIT de parte del Estado costarricense y sus instituciones.

La forma violenta en que fueron tratadas varias mujeres y hombres indígenas en la Asamblea Legislativa en la actual administración, cuando en forma pacífica la tomaron para exigir sus derechos, maltratándolos y, como siempre, valerosas y valerosos. Luisa Bejarano Montezuma, ngobegüe, logra agarrarse de la pierna de una de las Diputadas y no pueden sacarla los policías. Luisa, la misma mujer que caminó, junto a su pueblo, niñas, niños, jóvenes, adultos mayores, más de 300 kilómetros hacia la Casa Presidencial hace pocos años para conseguir la cedulación de la etnia ngobegüe, indígenas nacidos en Costa Rica. Luisa, la que perdió un juicio agrario dentro de su propio territorio indígena por la invasión de un no indígena; el sistema le dió la razón al precarista, al usurpador.

La invasión continúa en territorios indígenas, el atrevimiento y violación de ONGs transnacionales ecologistas que casi los obligan a realizar "contratos" para robarles sus conocimientos ancestrales, patentarlos y prohibir el uso de sus propios medicamentos...

La invasión de parte del Instituto Costarricense de Electricidad, ICE, al territorio Boruca y Térraba, para los proyectos hidroeléctricos del Proyecto Mesoamérica.
¡Sí, la guerra y la resistencia continúan!

La invasión de sus territorios hace unos 30 años por la administración Figueres Olsen con la complicidad de otros entes gubernamentales en el territorio indígena de Keköldi, en donde pierden la ancestral salida al mar. Hoy mujeres y hombres son humillados, amenazados de muerte porque están luchando para recuperar lo que les han quitado extranjeros y nacionales del Valle Central. Sospechamos que la intención es convertir esa parte de la cordillera en "la fila costeña del Caribe sur", como en el Pacífico para las y los inversionistas... ¡verdes!

Pero esto no es nada aislado. Todo forma parte del macabro proyecto que se origina hace unos 40 años por Estados Unidos en los años 70 y 80, plan del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, la imposición de la política del "ajuste estructural" y de ahí todo lo demás, con la anuencia y bendición de las clases políticas y dominantes.

Originalmente este plan se llamó Plan Puebla Panamá, ahora conocido como el Proyecto Mesoamérica, cambian su nombre (casualmente un año después del vergonzoso referéndum del TLC con Estados Unidos, CAFTA, y el ya instaurado TLCAN, parte del ALCA). Este plan está en pleno desarrollo y sin ningún atraso, gracias a las y los serviles costarricenses y extranjeros.

Este paquete geopolítico-económico-ecológico-militar... impone sus políticas neoliberales con sus transgénicos, biocombustibles, farmacia, control de las comunidades por las "fuerzas militares que protegen el medio ambiente", privatización de la vida: el agua, el aire, la energía solar, áreas silvestres protegidas, corredores biológicos en tierra y mar, territorios indígenas, en fin... ¡todo!, no nos han dejado nada como bien lo decía recientemente la ecologista Sonia Torres.

A esto le sumamos, según un artículo recién publicado en internet por D. McReynolds, The Dangers of Indebtedness, "El peligro del endeudamiento", en donde dice que Costa Rica utiliza 40% de su presupuesto solo para pagar los intereses de la deuda internacional, casi US$7500 millones de dólares, deuda que constantemente va creciendo, o sea, nos vamos a ver en un corto tiempo en la misma situación de Grecia y España.

Imponen las carreteras (con huecos o sin ellos) con sus puentes, "trochas" (que más parece el "canal seco" ambicionado por el norte y otros países), aeropuertos, puertos, privatizan trenes. Además, el gaseoducto mesoamericano -Costa Rica cuenta con grandes yacimientos de gas natural en la cordillera de Cocos, en el Pacífico, según científicos-, la red óptica o telecomunicaciones, la red de electricidad con sus mega proyectos hidroeléctricos, todo está ya en proceso y en funcionamiento y muchos costarricenses ni cuentan se dan, están demasiado ocupadas y ocupados con los juguetes tecnológicos y sus dependientes trampas del consumismo.

Nos corresponde seguir aprendiendo de la resistencia de los pueblos originarios, que nos dan fuerza, inspiración y ejemplo. Solo las comunidades organizadas lograrán salir adelante, las demás serán arrasadas sin duda, si no despiertan.

La Nación Ará (Talamanca) otra vez resistió... esta vez al TLC con Estados Unidos, cantón que dijo un NO rotundo. Nos escribe uno de los tantos jóvenes líderes que lucharon en contra, un día después del cuestionado referéndum:



"El último día de luz, el final de una historia y el principio de otra, el 12 de octubre quiero que todos aquellos que estén de acuerdo con nosotros guarden un minuto de silencio por la muerte de nuestros hermanos indígenas caídos a manos de los conquistadores, este día nos recuerda el primer día de una tragedia, masacre, humillación, discriminación, robo, saqueos, en dónde nos convirtieron en extraños en nuestras propias tierras.

“El día 7 de octubre nos hizo recordar esa humillación, ese desprecio y discriminación, ahora han pasado más de 500 años del día que fuimos masacrados y no queremos que el gobierno celebre ese día porque no hay nada que celebrar, sino mucho que lamentar.

“Hoy estamos dispuestos a dar todo por seguir defendiendo lo que al igual que Pablu Presbere y Antonio Saldaña defendieron y ese espíritu de Presbere se ha levantado y despertado en todos los indígenas y defenderemos nuestros territorios con todos los medios.

“Si es preciso dar la vida la daremos y si quieren apoderarse de nuestras tierras tienen que matarnos a todos porque mientras que exista un indígena vivo no se apoderarán de nuestras tierra y toda aquella empresa que quiera hacer un proyecto destructivo en nuestras comunidades perecerán, ya estamos hartos de humillaciones así que se cuiden porque los indígenas estamos vivos y nos han tocado el lado que no debieron, si quieren vernos enojados ya lo estamos y ofrendaremos la vida por defender el futuro de nuestras generaciones..."

Horacio Morales, Nación Ará (Talamanca), 9 octubre, 2007 (después del referéndum TLC).

¡Pa blu Presberi no ha muerto...está presente, está vivo!


* Declarado Héroe y Defensor de la libertad de los pueblos originarios. Asamblea Legislativa, Costa Rica, 1997.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada