agosto 22, 2012

206. Puertas y talentos


Mario Valverde M.

Todos en el equipo de futsal fueron drogadictos a tiempo completo. De todo probaron. Engañaron, robaron y entre sus secretos hay crímenes. La mayor habilidad desarrollada: la mentira. Cómo entender estas acciones. En un artículo publicado en la columna Otras disquisiciones del suplemento Ancora de La Nación (12-08-2012), Víctor Hurtado cita al neurólogo Oscar Marín que explica “…durante la gestión, las neuronas se crean en el centro del cerebro y viajan hacia la corteza, donde se ´pegan´ al azar, pero dentro de ciertos patrones generales. Son como globos que vuelan hasta un techo y se ordenan como pueden”. A ese orden le podemos llamar talentos, luego vienen las oportunidades, el ambiente, las circunstancias, que serán siempre incompletos, por eso la construcción religiosa del ideal del paraíso perfecto.

En el caso de los drogadictos que nos ocupan, el artículo abre puertas equivocadas y como si fuera un partido de futsal, meten todo su ingenio y talento hasta llegar, atrapados por las redes del placer de la dopamina, a las puertas del mismo infierno. Pero la buena noticia es que existen caminos para el regreso. Pero lo que no podemos dejar de hacer, a lo que estamos condenados de por vida, es tomar una nueva llave y abrir de nuevo otra puerta. Si es la puerta acertada acorde con el talento, podrían venir mejores tiempos para los globos que armaron al azar. Mientras tanto, el equipo entrena y ese es el mejor símil para entender el juego de la misteriosa Vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada