noviembre 01, 2012

212. La exótica tortuga verde (Chelonia mydas)


Rose Marie Hernández Vargas

 

"Enseñen a sus hijos que la tierra es nuestra madre.
 Todo lo que ocurra a la tierra les ocurrirá a los hijos de la tierra. Esto sabemos:
Todo va enlazado como la sangre que une a una familia.
¿Qué sería del hombre sin los animales?
 Si todos fuéramos exterminados, el hombre también moriría de una  gran soledad espiritual. Porque lo que le suceda a los animales también les sucederá a los hombres.
“TODO VA ENLAZADO"
JEFE SEATTLE

Hay prácticas culturales de antaño que han pasado de generación en generación y se hallan en lo más hondo de la memoria colectiva; una de ellas es el “arte de tortuguear” y de alimentarse con tortugas.
La gran ocupante de la zona de Tortuguero, y que le ha dado nombre a aquellas tierras y aguas, es la tortuga verde, que habita esas regiones desde hace millones de años. La carey, la baula y la caballera, también llegan a poner sus huevos cada año en nuestras costas.

La tortuga verde es de la familia cheloniidae. Nombre científico: Chelonia mydas. Es una tortuga marina de tamaño mediano, pesa aproximadamente hasta 200 kg y mide alrededor de 1,50 metros. El color del caparazón puede variar desde café hasta verde oliva. Su piel es café, gris o negra. Anida en grupo y sale en grandes arribadas. Pone entre 100 y 150 huevos normalmente. La incubación toma entre 30 y 90 días, pero lo usual es entre 45 y 60 días.

Esta tortuga, cuando joven, se alimenta de pequeños crustáceos y de otros alimentos animales. Ya adulta, es esencialmente vegetariana y se alimenta esencialmente de algas verdes, el pasto del mar, de ahí su valor nutritivo y lo exquisito de su carne.

Los primeros viajeros que navegaban en el Caribe, localizaron tortugas en tal cantidad que creaban especies de “bancos” en el agua. Se conoce que los primeros pescadores de tortugas marinas fueron los aborígenes. Se le llamaba a esta labor “tortuguear” o cazar tortugas: Cartago, 1703: los indios estaban en la playa tortugueando y se huyeron dejando un pedazo de tortuga asando”. (Miguel Ángel Quesada Pacheco. Diccionario histórico del español de Costa Rica, p. 160).

Estos primeros cazadores, oriundos de nuestras tierras, visitaban las playas  para cazar estas tortugas marinas que abundaban en la zona atlántica. Algunos nombres indígenas significan tortuga, como Suerre y Cariay.

Cristóbal Colon, en su cuarto viaje al “Nuevo Mundo”, llegó a las playas de Centroamérica, hasta arribar a Cariay, hoy Puerto Limón. Los conquistadores españoles siguieron la tradición de los aborígenes de comer tortugas marinas.
Con la llegada de negros a Costa Rica, los africanos provenientes de las Antillas, que llegaron en 1872 desde Kingston (Jamaica), también se dedicaron a la  caza de la tortuga verde. Disfrutaron de su carne y comercializaron sus productos y subproductos.

La carne de la tortuga verde es un alimento delicado y nutritivo; se le consideraba inagotable, pero la tortuga verde está en peligro de extinción. Archie Carr (1909 - 1987), herpetólogo, ecologista y pionero conservacionista, hizo una contribución extraordinaria a las tortugas marinas. A Carr se debe el gran movimiento internacional para luchar por la conservación y multiplicación de las pocas tortugas verdes que quedan. Estudió las migraciones de la tortuga verde, pues dicha tortuga emprende largos viajes cada año. Pudo determinar que había tres playas principales donde la tortuga hembra pone sus huevos. Estas playas están en la isla Mujeres, frente a Yucatán; en isla Aves, cerca de Dominicana, y la más importante, playa Tortuguero, Costa Rica.

Se fundó una sociedad, La hermandad de la tortuga verde, administrada por el profesor Archie Carr, en la que ayudan personas interesadas de muchos países americanos. Un logro fue el control de la caza de este quelonio en Tortuguero.

El profesor Archie Carr siguió investigando sobre las migraciones de la tortuga verde, sobre sus largos y misteriosos viajes, sobre sus costumbres, y luchando tenazmente contra su extinción. Lograron existo él y la hermandad; hoy se llama Cooperación de Conservación del Caribe. En el año 1987 murió el profesor Archie Carr. En Costa Rica se creó el Parque Nacional Tortuguero, como uno de los sitios más importantes para la anidación y desove de la tortuga verde. 

Durante los meses de julio y octubre, la tortuga verde visita Tortuguero; un fenómeno que impresiona y deleita a quien lo observa.

El consumismo, la distorsión de valores, las ansias de poder, y otras realidades del mundo actual, se han convertido en enemigos de la tortuga verde. Desgraciadamente, de los millones de huevos que se entierran en las playas, muy pocos llegan a convertirse en tortugas adultas. Son muchos los peligros que afronta la tortuga verde,

Como seres humanos debemos estar conscientes de la importancia de estos seres vivos. Y en general de los recursos naturales, pues todos ellos desempeñan un papel  fundamental en el planeta.


Descripción de fotografías:
  • Desove de tortuga verde en Costa Rica. Fotografía Familia Lizana.
  • Tortuga desovando y un buitre comiendo sus huevos. Fotografía Familia Lizana.
  • Tortugas saliendo del mar.  Fotografía Familia Lizana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada