enero 30, 2013

215. Teatro Raventós, el “Coliseo de Centroamérica”


Licda. Rose Marie Hernández Vargas

Teatro Raventós, 1930. Álbum Banco Nacional.





Teatro Popular Mélico Salazar (Antiguo Teatro Raventós). Fotografía Rose Marie Hernández Vargas.





Un pueblo sin pasado o sin conocimiento del pasado

 no tiene punto de apoyo en el peligro.

Si es el recuerdo testimonio de una antigua grandeza,

implica una exortacion a no empañar su brillo;

si el recuerdo es lamentable,

no deja de encerrar un tesoro de experiencias.



Henrik Ibsen



El monumental Teatro Raventós, trascendental en el desarrollo urbano y arquitectónico San José, se localiza desde su fundación en el centro de la ciudad capital, diagonal a la Catedral Metropolitana. Además de la funcionalidad estratégica sobresalió por ocupar un área de 1684,17 metros cuadrados con una capacidad de 2250 espectadores.

Con respecto a la creación del Teatro Raventós, se sabe que fue José Raventós Gual (1879-1934), un comerciante pastelero de origen español. Su gran afinidad al teatro lo motiva construir el edificio, con el fin de dar a conocer a los costarricenses las zarzuelas y operetas de su país natal.

El ingeniero-arquitecto José Fabio Garnier Ugalde (1884-1956), graduado en Italia, realizó el diseño (a la italiana) y la construcción del teatro. La edificación completa costó ochocientos mil colones.

La arquitectura del Teatro Raventós exhibe la tendencia del estilo barroco moderado. El diseño y la decoración del edificio interior y exterior constituyen una composición de técnicas arquitectónicas italianas con nacionales. Pero sobre todo, llaman la atención las columnas corintias y los realces que engalanan su fachada.

La construcción inició el 8 de febrero de 1927 y finalizó en el año 1928. Sobresalía por ser el teatro más grande de Costa Rica y aun de Centroamérica, el más fastuoso “Coliseo de Centroamérica”.

La arquitectura  de este teatro fue un símbolo de poder de la clase dominante  de esa época y un lugar para disfrutar las representaciones teatrales y musicales. Pero también un espacio esencial para la vida social y política de la capital costarricense.

Afirma Patricia Fumero: “La diversión pública por antonomasia en el San José del siglo XIX era, sin embargo, el teatro que, en su acepción más amplia es una institución social que se presenta en actos y actores. Partiendo de esta premisa, podemos concebir el teatro como un lugar en el cual el público se reúne con el fin de encontrar vida social y política… el teatro se convierte en un sitio festivo, político y literario, el playhouse (“la casa de juego”) de la sociedad”. Fumero Vargas. La Ciudad en la Aldea. Actividades y Diversiones Urbanas en San José a mediados del siglo XIX, p. 148).

En el año 1967, un incendio  quemó el Teatro Raventós.

Aquel que fuera el Teatro Raventós, legado de nuestros antepasados, se constituyó en el Teatro Popular Mélico Salazar,  en el año 1985.

En efecto, el Ministerio de Cultura, Juventud y Deportes de Costa Rica, restauró y remodeló el Teatro Raventós y le cambió su nombre por el de Mélico Salazar, en honor a uno de nuestros más destacados artistas de la lírica nacional, el costarricense Manuel Salazar Zúñiga (1887–1950), también conocido como Melico.

Por su invaluable riqueza histórica y cultural, el edificio del antiguo Teatro Raventós recibió el premio Patrimonio Histórico y Arquitectónico mediante el decreto No. 17321-c del 6 de noviembre de 1986.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada