marzo 12, 2013

218. Educación según Fernando Savater


Mario Valverde M.
 
Savater es un filósofo español que se dedica en especial a los temas de la ética. Tema que dejaré para otra ocasión; sus libros más conocidos: Ética para Amador y Política para Amador. En este Muro voy presentar sus ideas en relación con el tema de la EDUCACIÓN y el reto de las NUEVAS TECNOLOGÍAS. Empiezo por presentar las preguntas que están en el tapete de la discusión. ¿Es la tecnología suficiente por sí misma? ¿El profesor es un profesional en vías de extinción? O por el contrario, ¿masivamente las tecnologías nos informan pero nos deforman la creatividad, los procesos cognitivos?

Propone Savater:
“Todo el conocimiento venía por la vía de la Escuela. La enseñanza en general consistía en eso: en informar a los niños de las cosas que no sabían. El niño llegaba a la escuela y desconocía las verdades de la muerte, el sexo, la ambición o el crimen, y, poco a poco, se le iban revelando.”

“Hoy en día, con la televisión y con Internet, la prioridad ya NO puede ser informar sino ORIENTAR al alumno a través del laberinto de información que le está bombardeando constantemente”.
Tenemos información en abundancia, como nunca de todo tema y de todo lugar. El problema, en mi consideración, son dos: 1) No saber discriminar la información. 2) Decir qué me sirve y qué no, para no aceptar todo como verdadero. Y esa era la posición del pensamiento mítico, atribuirle a un Dios la verdad y sencillamente por miedo la aceptábamos. Ahora no es por miedo es por la falacia de autoridad. Sí está en internet es verdadero. Yo no me complico en aplicar el primer paso del método de Descartes: “No aceptar nada como verdadero”.
Además dice y aquí termino mi primera entrega de muchas otras de este filósofo:
“…ahora la gente ya se COMUNICA y se alimenta intelectualmente de epitafios. Y creo que sí, que sería bueno que la educación presentase cierta resistencia, que siguiese formando a los alumnos en la ARGUMENTACIÓN”.
Ya lo decía D. Hume en el siglo XVIII: uno entre mil era capaz de crear una inferencia, una argumentación; hoy con Internet, con correos escritos en epitafios, me temo que sea uno entre cien mil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada