marzo 12, 2013

218. Los piratas en la isla de Chira


Licda. Rose Marie Hernández Vargas

“Los hijos de la arcilla vieron rota

su sonrisa, golpeada

su frágil estatura de venados,

y aun en la muerte no entendían.

Fueron amarrados y heridos,

fueron quemados y abrasados,

fueron mordidos y enterrados.

Y cuando el tiempo dio su vuelta de vals

bailando en las palmeras,

el salón verde estaba vacío.



Sólo quedaban huesos

rígidamente colocados

en forma de cruz, para mayor

gloria de Dios y de los hombres”.



Fragmento: Vienen por las islas (1943)

 Del poeta Pablo Neruda



 

La isla de Chira nos muestra uno de los hechos históricos más trascendentales que la marcaron como fue la visita e invasión de los piratas y filibusteros.

La identidad de la isla de Chira es algo que se ha venido plasmando a lo largo de un proceso histórico-cultural, por lo que es importante preservar y transmitir el  legado de la isla a las generaciones actuales y futuras.

El escritor Joaquín García Monge expresaba: “No se ama lo que no se conoce”. 

Recordemos que la isla de Chira es la más grande del  golfo de Nicoya y  se ubica poco antes de llegar al río Tempisque (Zapandí).

“La dominación española se implantó en Nicoya y en la Isla de Chira en el mismo decenio de 1520 y tuvo consecuencias nefastas para sus moradores, que se vieron sometidos a esclavitud y diezmados por la explotación y las enfermedades”. http://es.wikipedia.org/wiki/1520.


Esta isla, en la época precolombina, fue un centro ceremonial. Se han descubierto dos  sitios arqueológicos con numerosas evidencias de la cultura  de la isla.  Por su posición  geográfica y estratégica,  fue convertida  en un puerto local y regional. Se dio un activo comercio de esclavos indígenas hacia Nicaragua y Panamá, y hacia Cartago y Perú.

Muchos de los aborígenes de la isla de Chira, de Nicoya y Nicaragua, salieron de este puerto encadenados y marcados hacia Panamá y Perú.  


“Se ha calculado que alrededor de 200 000 indígenas de Nicaragua y Nicoya  fueron esclavizados y trasladados a Perú y Panamá entre 1520 y 1540, donde perecieron en su mayor parte”. Juan Carlos Solorzano Fonseca. Descubrimiento y Conquista  de Costa Rica. 1502-1575. Pág. 86.


Además la isla fue convertida en sitio de descanso y proveedora de algunos alimentos para las tropas de la  de los españoles conquistadores. 


Algunos de los aborígenes lograron escapar de los españoles y esconderse en los manglares  y en las regiones selváticas de la isla.

De esos antiguos asentamientos indígenas precolombinos solos quedaron unos pocos aborígenes y mestizos.

“En la época del Corregimiento, el territorio de Nicoya continuó despoblándose, y para 1684 solamente quedaban en él 702 familias indígenas, distribuidas en las reducciones de Nicopasaya, Nicoya, San Juan de Indiriá, San Pedro de Cangel, Santa Catalina de Nandayure, Santiago de Chira y Santo Domingo de Cabo Blanco”. http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=San_Juan_de_Indiri%C3%A1&action=edit&redlink=1


Los españoles aprovecharon las condiciones geográficas de la isla para el comercio y para el desarrollo de ganadería vacuna, caballar, porcina y mular. Y sobre todo detener a los piratas que asaltaban no solo la isla sino también Nicoya.


Uno de los primeros piratas que invadió la isla de Chira fue el famoso bucanero John Cook, quien había ingresado al Pacifico por el estrecho de Magallanes. En el año 1684 esta isla fue saqueada y devastada, lo mismo que Esparza. 


El costarricense José María Figueroa, famoso dibujante del siglo XIX, dejó  plasmada en sus obras la resistencia indígena contra los piratas en la isla de Chira.

Afamados exploradores y escritores, como Wagerner y Shuzer, llegaron a la isla de Chira, como punto de paso  a otras regiones. 


Se cuenta que las invasiones constantes de piratas y filibusteros constituían pérdidas económicas y humanas en la isla despoblada y pobre. Pero esto no fue un hecho aislado de Chira. La piratería es un hecho histórico que se remonta al siglo XV. Los actos de piratería tienen su origen por el conflicto mercantil y la posesión de tierras entre España y otras naciones de Europa, especialmente Inglaterra y Francia.

El historiador Fernández Guardia nos expresa: “Desde  fines del siglo XVI los piratas ingleses, holandeses, asaltaron las colonias españolas en América en las cuales cometían robos, asesinatos y crueldades”. Ricardo Fernández Guardia. Cartilla Histórica, p. 45.


En Costa Rica  los piratas y zambos mosquitos iniciaron una activa piratería en las aguas del océano Atlántico y desde ahí al resto del país. El historiador Carlos Monge Alfaro nos dice: “…La primera vez que se verificó estas invasiones fue en el año 1693. Desde entonces continuaron estas incursiones durante 27 años y fueron una de las causas de la despoblación de Talamanca…el Atlántico pudo ser la cuna del progreso material de Costa Rica, desgraciadamente fue  otra cosa: una constante sangría”. Carlos Monge Alfaro. Historia de Costa Rica, p. 134. 


El objeto de  las invasiones de piratas y filibusteros fue  adueñarse de Costa Rica.

 “…Estas frecuentes invasiones de lo filibusteros tenían por objeto apoderarse  de la provincia de Costa Rica, para tener un paso franco entre el Atlántico y el Pacifico y poder llegar así fácilmente a las costas de Perú y otras partes de América”. Ricardo Fernández Guardia. Cartilla Histórica. p. 45.


Se considera que este hecho histórico marca el comienzo de un periodo inseguro  para Costa Rica y sus habitantes.


Se dice que la voz de alerta “Vienen los piratas”, producía una inimaginable ola de temor en los habitantes de nuestro país. Y era que cuando los piratas se daban cita en nuestros mares y territorio, se cometían robos, asesinatos, violaciones, incendios, secuestros, torturas. 


Los piratas eran expertos en el arte de la navegación. Se dice que la historia de los piratas en Costa Rica resulta ser parte de la historia militar del país, que se desarrolla para evitar que estas tierras se convirtieran en guarida de piratas, como ciertas islas antillanas, pero sobre todo para que no se propagara la religión evangélica.


Muchos indígenas y negros, cansados de las crueldades, genocidios, torturas y barbarie de los conquistadores y colonizadores españoles, entablaron alianzas negociables con los piratas en contra del español. Esto parece ser un clamor implícito de que los españoles fueron más “sanguinarios” que los famosos piratas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada