abril 30, 2013

220. Pezqueñines NO...


Ma. Elena Fournier S.
Extensionista.



En el  Mediterráneo y en especial en España, han promovido una campaña que se llama: "Pezqueñines NO: respeta las tallas mínimas". Dicen que es un "acto irracional" esta forma de pesca. La campaña es ejecutada con el apoyo y el control del Estado y de los mismos pescadores.
Ya desde el año 1988, demostraba un estudio del Centro Científico Tropical, CCT, publicado en la revista Scientific American, junio 1992, que estábamos sobre explotando nuestros mares. Imaginemos entonces cómo estaremos en la actualidad, además sin los controles debidos que deben ejercer las autoridades que velan  por la sostenibilidad y  la perpetuidad del recurso marino costero tanto en los golfos como la pesca industrial en alta mar, incompleto trabajo que ejerce  Incopesca, MINAE, Servicio de Guardacostas, entre otros, lamentablemente.

Recientemente, hemos presenciado con terror y asombro y que no es nada nuevo,  en una de las islas del golfo de Nicoya, cómo varios pescadores sacaban de su panga el producto de su pesca, supuestamente de camarón: cientos de pescados pequeños formando parte de varios cardúmenes y pocos camarones. Vimos cómo desechaban cientos de peces pequeños muertos, gran festín para seis especies de aves como buchones o pelícanos, piririsas, fragatas, dos especies de garzas blancas, entre otras, algo completamente antinatural en donde se acostumbra a estas aves a tener una presa muy fácil, contribuyendo a un desequilibrio, como es también cuando llega la veda, que no tiene sentido cuando no hay controles, procesos de información, educación, concientización, para evitar este desperdicio y esta masacre.



Según cálculos estimados, en el caso de las prácticas ilegales de pesca de arrastre o rastra y rodeo (en donde es tal la cantidad de peces que se golpean y esos pescados no los pueden comercializar),  sólo 10%  es camarón, muchos  son juveniles (lo que quiere decir que no llegarán a la vida adulta para reproducirse). El resto de otras especies atrapadas y muertas en estas redes ecocidas, simplemente se desechan como basura: "pez gato, corvinas pequeñas, pez gallo, chinas, cuminates, estrellas de mar, cangrejos, medusas, de todo, imagínese pescan a veces hasta una tonelada", me comentaba doña María, ya retirada de la pesca. No mencionaremos los abusos de la pesca en línea.
El caso de la pesca del camarón en alta mar es similar con el agravante de que muchas veces no utilizan el TED, un excluidor de tortugas marinas, las cuales todas están en peligro de extinción, siendo esta pesca el motivo principal.
Ya lo están anunciando varios pescadores artesanales de isla Venado, pronto habrá hambre en el golfo, otros aseguran que  ya están  pasando dificultades. Hay pescadores artesanales que están buscando otras alternativas para su sobrevivencia, como prepararse en agricultura orgánica u actividades productivas más sostenibles y muchas veces sin medios económicos para alcanzarlo.
Muchos pescadores se quejan que sus propios vecinos y familiares, que utilizan el rodeo y la pesca de rastra o arrastre, no piensan en los otros miembros de su  comunidad, en sus propios hijos, nietos y familiares. La solidaridad, la fraternidad  no existen, de hecho ya hay familias jóvenes que están dejando sus islas y buscando otras oportunidades, pues no están llenando sus expectativas y están cayendo en la miseria.
A vista y paciencia del Estado y de todos nosotros, estamos terminando con lo poco que queda de este majestuoso y, en el pasado, generoso golfo de Nicoya.  Por siglos respetado y venerado por los ancestrales habitantes del litoral y de las islas.
Con la tendencia neoliberal -que nos viene desde hace unos años para sacar a las comunidades de la zona marino costera-, la planificación, el apoyo al desarrollo, la prosperidad y el fortalecimiento a mejorar su calidad de vida, están detenidos, ausentes de parte del Estado y de los gobiernos locales. Parece que el objetivo es claro. 
Eso sí, dicen los habitantes de las islas, cuando se avecinan las elecciones municipales o nacionales buscando votos, muchas personas caen en las redes de las promesas que ofrecen políticos sin escrúpulos y corruptos.
Queda alguna  esperanza  y es que  las  comunidades del Pacífico y del Caribe se han organizado, han trabajado y presentado un "Proyecto de Ley de Territorios Costeros Comunitarios", que propone, por ejemplo, que cada territorio costero comunitario cuente con su propio plan de ordenamiento territorial.
En la actualidad, no tiene el respaldo de esta administración, por lo que hay que continuar presionando. Mientras tanto, la situación se va haciendo cada vez más insostenible.
Decía indignado una vez un campesino: “¡Qué fácil es para estos cientos de  pescadores industriales y pescadores no artesanales recoger la cosecha que nunca sembraron!”
¿Qué podemos aportar las Universidades estatales a esta situación?
Las comunidades de esta región nos piden proyectos productivos, como una de las soluciones para continuar una existencia digna en las islas sin tener que abandonarlas.
El sector de investigación de los recursos marinos, promotores sociales, especialistas, extensionistas, CONARE, debemos continuar apoyando a todos los sectores de esta región, elaborar una estrategia más integral en el ámbito de las  Universidades, con la participación del Estado, para traer una vida más digna,  solidaria, y enfrentar esta  tragedia socio ecológica.
Y despidiéndonos del golfo, uno de los pescadores no artesanales, al finalizar su faena, felizmente iba cantando una estrofa popular: "toda la vida"...
Me quedé reflexionando: ¿será que no sabe lo que está haciendo o simplemente sobrevivió un día más sin importarle qué van a comer él, su familia y su comunidad mañana y pasado mañana?
Devolverle la vitalidad al golfo de Nicoya con un nuevo orden y respeto por el derecho a la existencia de la vida marina y sus comunidades, es una obligación y un gran reto nacional.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada