mayo 28, 2013

221. Las islas Chira, Venado y San Lucas


Licda. Rose Marie Hernández Vargas

Vista del Golfo de Nicoya desde isla Venado
“… su belleza de sus contornos y en el sinnúmero de islas cubiertas de bosques que se levantan sobre su superficie capciosa. San Lucas, Caballo, Venado y Chira, esta última la más grande en todo el golfo, son las islas más hermosas…” (Ricardo Fernández Guardia. Costa Rica en el Siglo XIX, Antología de Viajeros. Editorial Universidad Estatal a Distancia, San José, 2002, pp. 103-104.) Fotografía de María Elena Fournier.

  
Gaviotas volando sobre San Lucas. La isla San Lucas pertenece al distrito primero del cantón central de Puntarenas. Es declarada Refugio Nacional de Vida Silvestre de Costa Rica (Decreto Ejecutivo Nº 29277-MINAE). En el año 2002, isla San Lucas es declarada Patrimonio Histórico Arquitectónico de Costa Rica.  (Decreto Ejecutivo No. 30714-C) Fotografía de Rose Marie Hernández Vargas.


 

Manglares de isla Venado.  Vecinos del lugar y arqueólogos han encontrado entre sus raíces objetos y hasta restos óseos que han sido arrastrados hasta este lugar. Permiten reconstruir la historia y la cultura de los pueblos autóctonos de la época pre hispana. Fotografía de Olga Coronado.


Restos encontrados en descubrimientos arqueológicos en isla Venado: vasijas y cerámica, metates de piedra para moler el maíz. Asimismo, trabajaban el barro, la arcilla y el jade. La cosmovisión que tenían sobre la vida y la muerte los hacía  enterrar a sus muertos con muchas ceremonias, ritos y objetos artesanales y alimentos para su viaje al más allá. Fotografía de Olga Coronado.
Metates de piedra fueron usados para moler maíz, harina o cacao. Pero también existieron los metates ceremoniales de tres soportes que eran utilizados para sentarse  la elite de poder (sacerdotes o médicos espirituales) y para triturar plantas psicoactivas empleadas en prácticas rituales. Metate procedente de isla Venado, Costa Rica. Fotografía María Elena Fournier.
 
"…Enseñen a sus hijos que la tierra es nuestra madre.
 Todo lo que ocurra a la tierra les ocurrirá a los hijos de la tierra.
Todo va enlazado como la sangre que une a una familia.
¿Qué sería del hombre sin los animales?
 Si todos fuéramos exterminados, el hombre también moriría de una gran soledad espiritual.
 Porque lo que le suceda a los animales también les sucederá a los hombres“.
Carta del Gran Jefe Seattle
al presidente de EE.UU.


Atestiguan que las islas Chira, San Lucas y Venado estaban cubiertas de selvas vírgenes con flora y fauna en abundancia… pero  la más grande y hermosa del Golfo de Nicoya era  la isla Chira.
En el año 1853, el viajero alemán Wilhelm Adolph Marr describe las islas del Golfo de Nicoya:
"…Islas cubiertas de bosques que se levantan sobre su superficie capciosa. San Lucas, Caballo, Venado y Chira, esta última la más grande en todo el golfo, son las islas más hermosas…“ (Ricardo Fernández Guardia. Costa Rica en el Siglo XIX, Antología de Viajeros. Editorial Universidad Estatal a Distancia, San José, 2002, pp. 103-104.)
A la llegada de los conquistadores españoles a Costa Rica, la isla Chira formaba parte del cacicazgo de Paro, cacicazgo que incluía las otras islas del archipiélago del Golfo de Nicoya y parte del litoral oeste de la península de Nicoya. 
Tomando en cuenta los testimonios escritos por los españoles y los hallazgos arqueológicos, se cree que en Chira y en las islas circunvecinas existía “…un bolsón étnico y lingüístico, es decir, la convivencia de varias etnias que hablaban distintas lenguas… ". (http://es.wikipedia.org/wiki/Isla_de_Chira).
Los arqueólogos han encontrado diferentes restos de herramientas de la historia precolombina de la isla Chira. "…piedras de puntas de lanza, de arcos y flechas, raspadores, tinajas, piedritas de adivinación, diferentes piezas mortuorias, restos de piedras de moler cacao y maíz, incensarios, metates, pebeteros, efigies de dioses, figuras de oro y jade, ocarinas, ollas de barro, cerámica, alfarería, jorongos, comales y cántaros". (www.hcostarica.fcs.ucr.ac.cr/index.php?option=com...view).
En el cacicazgo de Paro, incluía las islas Chira, Venado y Chara (San Lucas).
Isla Venado tiene con 8 sitios arqueológicos. Llamada así por estar habitada por gran cantidad de venados. La carne de venado era muy valiosa y se daba solo a personajes de alto rango. 
De isla de Chara o San Lucas hay registro de 9 sitios arqueológicos. La isla de San Lucas ha sido declarada Refugio Nacional de Vida Silvestre de Costa Rica (Decreto Ejecutivo Nº 29277-MINAE). En el año 2002, isla San Lucas es declarada Patrimonio Histórico Arquitectónico de Costa Rica. (Decreto Ejecutivo No. 30714-C).
El sitio arqueológico encontrado en la isla San Lucas llamado “Vigilante Alto”,  ha sido estudiado por los arqueólogos del Museo Nacional. Objetos como cerámica, platos, hachas, metates, jade, oro y algunos instrumentos de piedra, revelan el ritual del funeral, las costumbres, los objetos asociados y el tratamiento mortuorio de los antiguos habitantes de la isla.
En el siglo XX, se iniciaron las excavaciones arqueológicas en la isla Chira. Lo anterior no quita que el resto de las islas del Golfo de Nicoya cuenten con bienes arqueológicos.
Cuenta el cronista Gonzalo Fernández de Oviedo y Valdés, que los aborígenes de Chira tenían libros de cuero de venado en los que escribían con tinta roja y negra, pero fueron destruidos por los conquistadores españoles, perdiéndose esta fuente de información. (http://es.wikipedia.org/wiki/Isla_de_Chira).
A principios del siglo XX, se encontró en la isla Chira un libro cuadrado y voluminoso con jeroglíficos, llamado “El Misal Chorotega”. En este misal se captura la sabiduría de sanación de las antiguas culturas locales. Se ignora el destino de este misal. La única referencia conocida sobre ese hallazgo la brinda la arqueóloga y escritora María Fernández de Tinoco, hermana Ricardo Fernández Guardia.
María Fernández de Tinoco escribió la novela Chira, olvidada cuna de aguerridas tribus precolombinas. Visitó la isla en el año 1935: 
En un pasaje relató: “...vine acompañando al padre Velazco hace más de veinticinco años, cuando hizo este señor sus expediciones en la isla; y en un lugar muy cercano a éste, después de cinco meses de expedición, descubrió algo muy importante que llamó el misal chorotega, un libro cuadrado con muchos jeroglíficos”. (http://es.wikipedia.org/wiki/Historia_precolombina_de_Costa_Rica).
Muchos de los libros de cuero de venado, sobre Nicoya e isla Chira probablemente se perdieron en un incendio del archivo de Nicoya en 1768.
En años recientes, están trabajando en equipo arqueólogos, historiadores, etnohistoriadores y lingüistas. Se ha podido conocer en forma más precisa  la forma de vida de los aborígenes en diversos contextos geográficos y diferentes  épocas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada