octubre 14, 2013

231.Patas arriba

Mario Valverde M.

Las expresiones populares son extrañas en sus construcciones mentales.  Saltan, posiblemente en una conversación normal, gustan y se quedan haciendo cabriolas en la mente. Luego se da otra acción parecida y señora analogía aparece, se vuelve a usar; y así empieza su largo camino entre veredas, senderos, montañas y mares del anonimato, convirtiéndose en un hábito; y pasará a convertirse en una expresión que nos servirá (ahorro del cerebro) para explicar un acto, demostrando el poder-estrategia de la mente para reducir explicaciones y no tener a cada momento, que inventarse una nueva explicación. ¿El porqué de este fenómeno cognitivo? Todavía no lo sabemos, ni mucho menos, por dónde pasa en sus millones de contactos y redes neuronales. Pero lo bueno es que podemos decir que existen las expresiones y punto.

No sé si la expresión “patas arriba” es propia de Costa Rica. Y si se usa de igual forma en otros países. Aquí los lectores pueden ayudarse con sus propios ejemplos. Cuando un ladrón entra en una casa y todo lo deja en desorden, revolcado, los afectados, simplemente comprimen la acción y dicen: “Me dejaron todo patas arriba”. Otra vecina entrevistada en una barriada inundada por los fuertes aguaceros, dijo: “Las lluvias dejaron todas las cosas patas arriba”. De seguro todos los televidentes entendieron sin más explicaciones. Y por último podría usarse para ubicar una situación personal emocional: “La vida me tiene patas arriba”, es decir, todo le sale mal. Por el momento, yo me marcho de este Muro, esperando que nuestra señora Presidenta no nos deje la economía PATAS ARRIBA…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada