noviembre 27, 2013

234.Adrián López: constructor del bien común

Grethel Rivera Turcios

Nos dice el Manual de Principios Éticos de la Universidad Estatal a Distancia: “…la ética como propuesta de vida buena, orientada por la razón, abarca todas las dimensiones de la vida humana, incluyendo, lógicamente, nuestra dimensión cívica o ciudadana”. (p.11).  Y agrega, además, que a quienes desempeñan el ejercicio ético de nuestra ciudadanía les llamamos constructores del bien común.

Por ello, es necesario relacionar esta declaración del Manual con la labor que realiza nuestro compañero Adrián López:
silenciosa pero constante, comprometida y cargada de amor, quien embellece diariamente nuestros jardines. Con su entusiasmo, disposición y sobre todo creatividad,  lleva a cabo  su faena no como una obligación sino como una actitud, no la realiza de cualquier forma: bien sabe que lo que produce con sus manos es prolongación de sus capacidades.
En palabras claras, Adrián es un constructor del bien común de la UNED y de la ciudadanía, pues quien transita día con día por nuestros estacionamientos y alrededores, se congratula, se alegra, llena de entusiasmo y esperanza su corazón; en especial al notar a ese hombre que, desde muy temprano en la mañana, está arreglando las zonas verdes llenas de bellas plantas, girasoles, platanillos, chinas, etc. que con sus  colores y aromas -a cualquier hora del día-  alimentan la mente y el espíritu.

Adrián es el espejo que debemos mirar cotidianamente, para no olvidarnos de que los valores fundamentales expuestos por él con su gran trabajo son los que debemos replicar a diario en nuestro quehacer: esa constancia, compromiso, entusiasmo, disposición, creatividad y, especialmente, la humildad y el amor por lo que realiza. De esta manera, como esos jardines que él hace florecer, nosotros al igual que la compañera que lo apoyó,  seamos capaces de contribuir en la construcción del bien común, del desarrollo de nuestra universidad; pero sobre todo, como personas trabajadoras, cuyo mayor y mejor  logro se plasme en una convivencia que esté revestida de la honestidad, la humildad, el amor, el respeto, la tolerancia y especialmente del compañerismo.

¡Gracias, Adrián, por ser Constructor del Bien Común con el valioso trabajo que lleva a cabo en la UNED!                      


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada